ACABADOS DE LA MADERA
ACABADO RÚSTICO


La base para dar un acabado rústico a la madera es la CERA. Al querer dar un aspecto rústico, el cepillado de la madera puede ser basto a propósito (se notan imperfecciones al tacto o a simple vista) para resaltarlo. Una vez tengamos la madera, lo primero es lijar con lana de acero en el sentido de la veta para quitar el pelo. La cera se aplica con una muñeca (o trapo) de algodón (vea consulta sobre aplicación de la cera). La cera es la que dará ese aspecto rústico tan cálido y apreciado.

Aunque un acabado rústico no debe ser brillante, se puede sacar algo de brillo frotando con un trapo de algodón cuando la madera haya absorbido la cera por completo. Utilice una cera de calidad cuya base sea la cera de carnaúba, la cera de abejas, o alguna otra combinación con aditivos. Las ceras resultan más atractivas cuando se aplican sobre maderas duras y es el único acabado que permite ver con claridad su veta y textura. Proporcionan protección contra el calor y la humedad y su aplicación es sencillísima. En resumen, el acabado rústico es muy recomendable para un aficionado, por su sencillez de aplicación y resultado excelente.


Para un acabado rústico envejecido se suele dar algo de tono a la madera. Puede hacerlo de varias formas:

- Teñir primero con tinte, betún de judea o nogalina y después aplicar cera incolora. El tinte, el betún de judea o la nogalina deben aplicarse con trapo o muñeca de algodón. Con este método se consigue un resultado muy bueno.

- Aplicar directamente cera de patinar en un color de su elección (es una cera teñida). Es más fácil de hacer que el anterior. Se aplica con trapo o muñeca de algodón.

- Aplicar directamente unos botes de TINTE Y CERA (de la marca Lakeone por ejemplo). Es una cera teñida muy diluida y es el acabado más fácil. Se aplica directamente con trapo o muñeca de algodón.

- Teñir cera incolora con betún de judea. Para teñirla se debe poner la cera al baño maría, y cuando esté líquida se va echando lentamente betún de judea a la vez que se remueve constantemente hasta conseguir el tono deseado.

- Aplicar directamente un lasur (protector pigmentado, tipo Xyladecor) sobre la madera cruda. Es el acabado más común, sencillo y práctico (pues además protege la madera) cuando se quiere un acabado rústico sin complicaciones. Además, se puede dar más lasur en cualquier momento sin necesidad de lijar. Muy recomendable en vigas, por ejemplo.


Para proteger más de las manchas, (sobre todo en muebles con riesgo como mesas, encimeras, etc), después del teñido (si se tiñe) o antes de la cera (en cualquier otro caso), se puede dar un tapaporos o algún producto específico (p.e. el ANTIMANCHAS de Lakeone). Esto servirá como una barrera de protección para que las manchas no penetren.


También se puede teñir con chapapote pues es muy similar al betún de judea, producto que se utiliza para teñir y envejecer muebles. El que quede más o menos oscuro dependerá de cuanto diluya el chapapote con el aguarrás. Lo que es importante es lijar a fondo para que el pigmento sea absorbido por la madera. No debe dar ningún producto (tapaporos, selladora, etc) antes del chapapote. Después de que seque el chapapote puede darles un acabado a la cera para que queden con esa apariencia rústica que se busque.