UGT y CC.OO. recibieron 283 millones para cursos de formación en 2011



Las centrales que dirigen Cándido Ménez e Ignacio Fernández Toxo se reparten el mayor presupuesto

Comisiones Obreras obtuvo con cargo a los presupuestos de 2011 algo más de 143 millones para impartir cursos de formación, tres millones más de lo que recibió UGT. Estos son los datos que se desprenden de un análisis pormenorizado de las cuentas de la Fundación Tripartita, de la que forman parte sindicatos, patronal y Administración. La cifra global que hoy revela ABC ha sido tradicionalmente una gran desconocida, debido a la complejidad del sistema de financiación de estas actividades, que se diluye entre la Administración Central, las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

La Fundación Tripartita ofrece con gran transparencia todos los detalles de los 379,5 millones que se destinan a cursos para trabajadores a nivel estatal. Más difícil es seguir el rastro de los 332 millones que gestionan las autonomías. De hecho, la Fundación desconoce el reparto exacto de esa cantidad, que deben auditar las comunidades autónomas. No obstante, según las fuentes consultadas, el reparto a nivel autonómico entre sindicatos, organizaciones empresariales, autónomos y otras asociaciones es similar al estatal, siguiendo los porcentajes de representación.

UGT y CC.OO. son los agentes que, a través de sus federaciones, controlan mayor presupuesto. La patronal suma un monto superior, pero diluido entre decenas de asociaciones de distintos sectores, además de autónomos y otras asociaciones.

La mayor partida unitaria que logró la UGT en 2011 fue de 7,9 millones. Corresponde a la Federación de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego para impartir formación a 12.401 trabajadores. Esto supone destinar 642 euros al curso que realizó cada trabajador (la media está en 500). La adjudicación más llamativa al sindicato encabezado por Ignacio Fernández Toxo fue de 7,5 millones. No está asignada a un sector concreto.

Los 283 millones que suman las dos centrales no se los queda el sindicato, pero una parte indeterminada sí termina en las arcas de CC.OO. y UGT. Esto se debe a que no siempre subcontratan los cursos, también disponen de infraestructura y empresas para impartirlos. Además, es muy habitual que los docentes o empresas contratadas donen parte de su sueldo al sindicato. Se supone que es de forma «voluntaria», pero «hay porcentajes fijos que pueden llegar hasta el 50% de lo que cobra el profesor», dice a ABC un sindicalista jubilado. «Es mejor donarlo si quiere que lo vuelvan a llamar», añade.

Dentro del conglomerado de la patronal, la partida más destacable son los 20,9 millones que fueron otorgados a la Fundación Laboral de la Construcción para impartir cursos a 39.515 trabajadores (529 euros por alumno).

El presupuesto de la Fundación Tripartita para 2011 fue de 3.013 millones. La mayor parte (1.979,8 millones) proviene de la aportación mensual de los trabajadores. El resto lo aportan el Servicio Público de Empleo (934 millones) y el Fondo Social Europeo (100 millones). Con este dinero también se financian cursos a parados —organizados por oficinas de empleo autonómicas y centros adjudicatarios—, otras actividades relacionadas con el trabajo y la paga de los 400 euros mensuales para los parados que han agotado su prestación. La cantidad final destinada a cursos excede las citadas cantidades. Esto se debe a que comunidades y ayuntamientos destinan a formación partidas de sus propios presupuestos, al margen de la Fundación Tripartita.


Sólo los usuarios registrados pueden ver los enlaces. Si quieres ver los enlaces,