[center:svvwninv][miniatura:svvwninv]http://l.yimg.com/bt/api/res/1.2/JZtlZmof9fOQIc9KHBDx9g--/YXBwaWQ9eW5ld3M7Zmk9aW5zZXQ7aD0yODA7cT04NTt3PTQ1MA--/http://media.zenfs.com/en_us/News/Reuters/2012-03-16T112322Z_1_AMAE82F0VN000_RTROPTP_2_OESBS-DEUDA-AAPP.JPG[/miniatura:svvwninv][/center:svvwninv]

[justify:svvwninv]El volumen de la deuda de las Administraciones Públicas españolas creció el 2011 un 14,3 por ciento hasta alcanzar la cifra de 734.961 millones de euros, la más alta desde el inicio de la serie en 1995.

Según datos provisionales del Banco de España publicados el viernes, la Administración Central acumulaba a finales de diciembre 559.459 millones de euros de deuda (76% del total) mientras que las Comunidades Autónomas adeudaban 140.083 millones de euros (19%) y las Corporaciones Locales debían 35.420 millones (4,8%).

Con estos datos, el ratio deuda sobre PIB - casi el único indicador en el que España está mejor que el resto de sus socios europeos - cerró el ejercicio en el 68,5 por ciento, sólo cuatro décimas por encima de lo previsto por la Comisión Europea y más de 19 puntos por debajo de lo esperado para la zona euro. En todo caso, la deuda en relación con la riqueza del país alcanza su nivel más alto desde el inicio de la estadística.

La Comisión Europea proyectó el pasado noviembre- sin conocer aún el desfase fiscal- que el país incrementará su deuda en 2012 hasta el 71 por ciento del PIB, 11 puntos por encima del nivel considerado sostenible y el doble del 36,3 por ciento registrado cuando estalló la burbuja inmobiliaria en 2007.[/justify:svvwninv]


[justify:svvwninv]
"La ratio baja (de deuda/PIB) ha ayudado a España, pero los mercados quieren ver una estabilización de estas cifras tras una trayectoria explosiva, y para hacerlo deben recortar el déficit"
[/justify:svvwninv][justify:svvwninv], dijo Silvio Peruzzo, economista de RBS.

Las atribuladas Comunidades Autónomas, en gran parte responsables del gran desvío en el déficit público de 2011 hasta el 8,5 por ciento del PIB, incrementaron su deuda un 19 por ciento en el año.

El volumen de endeudamiento de la Administración Central creció un 14,6 por ciento mientras que los Ayuntamientos, que arrastran serios problemas de impago con un deuda pendiente a proveedores estimada en unos 17.000 millones de euros, prácticamente mantuvieron sin cambios su nivel de deuda.

En un intento por atajar un problema que afecta a decenas de miles de compañías proveedores, el Gobierno español ha aprobado préstamos preferentes a CCAA y Ayuntamientos por valor de hasta 35.000 millones de euros.

Según datos hechos públicos el viernes por el Gobierno, a la fecha actual más de 5.000 Ayuntamientos han solicitado peticiones para atender a 9.584 millones de euros de casi dos millones de facturas vencidas y no pagadas. Según el Ejecutivo, estas facturas afectan a 53.500 empresas.

El repunte del endeudamiento español encadena su décimo tercer trimestre consecutivo de incremento intertrimestral en un momento en el que la reducción de la deuda de las Comunidades y Ayuntamientos es considerado vital para cumplir con los compromisos fiscales del país.

Tras la fuerte desviación del déficit en 2011, el nuevo Gobierno del PP ha conseguido arrancar de Bruselas una relajación del objetivo de déficit público para 2012 al 5,3 por ciento del PIB, lo que requerirá ajustes de casi 35.000 millones de euros con una tasa de paro histórica y el consumo en recesión.[/justify:svvwninv]


[justify:svvwninv]
"El objetivo mejorado del 5,3 por ciento de déficit ayuda, pero para una economía en contracción y con un paro en aumento incluso al Gobierno más comprometido en materia fiscal le costará mucho rebajarlo desde el 8,5 por ciento"
[/justify:svvwninv][justify:svvwninv], dijo Peruzzo.[/justify:svvwninv]

[center:svvwninv]CATALUÑA Y VALENCIA[/center:svvwninv]

[justify:svvwninv]Las comunidades autónomas, que cerraron 2011 con un déficit público equivalente al 2,9 por ciento del PIB nacional (más del doble de lo previsto), empiezan a plantearse recortes en aquellas competencias transferidas - fundamentalmente educación y sanidad - en medio de creciente malestar social y peticiones políticas de empezar a pensar en impulsar el crecimiento.

La Comunidad Valenciana, considerada emblemática de los excesos promovidos por el "boom" del ladrillo y de la mala gestión tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, cerró el año con una deuda de 20.762 millones de euros, equivalente a un 19,9 por ciento de su Producto Interior Bruto.

La región, que la agencia de calificación de crédito S&P considera con alto riesgo de impago al estimar que el Gobierno central acudirá en su ayuda para cubrir los pagos de su deuda en 2012, ha duplicado su deuda en los últimos seis años.

Pero es Cataluña, la región gobernada por CiU, la más endeudada con 41.778 millones de euros, equivalentes al 20,7 por ciento de su riqueza. La región también ha sufrido diversas rebajas consecutivas de rating, aunque todavía mantiene una calificación dentro del conocido como "grado de inversión".

En datos absolutos, la Comunidad de Madrid - junto con Valencia, el gran feudo del PP - ocupa el tercer lugar en términos absolutos, con 15.447 millones de euros de deuda, aunque en relación con su riqueza el informe dibuja a la Comunidad como la más saneada de las 17 regiones al situarse en el 7,9 por ciento.

Por el contrario, el otrora bastión socialista de Castilla y La Mancha tiene una deuda de 6.587 millones de euros que, en términos relativos, la presenta como la tercera más alta del país, al representar un 18 por ciento de su PIB.

Andalucía, que sigue bajo mandato socialista y celebra elecciones en diez días, ocupa el cuarto puesto en efectivo con una deuda récord de 14.314 millones de euros pendientes de pago, un 9,8 por ciento de su PIB.

Entre las administraciones locales - cuyo déficit público a finales de 2011 alcanzó el 0,4 por ciento del PIB nacional- el Ayuntamiento de la capital madrileña se mantiene de largo como el más endeudado, aunque reduce levemente su factura pendiente hasta 6.348 millones de euros desde los 6.453 millones pendientes de pago a finales de 2010.

El siguiente gran ayuntamiento en deuda es el de Barcelona, aunque su volumen es seis veces inferior al alcanzar los 1.090 millones de euros.[/justify:svvwninv]

[center:svvwninv]Fuente: Reuters.[/center:svvwninv]